Mi perro me echa mucho de menos, ¿qué hago?

¿Cuando no estás tu perro te echa mucho de menos pero se comporta bien? O sin embargo  ¿Sólo lo sabes o cuando está solo se comporta mal? Contestar a estas dos preguntas es clave, porque si cuando no estás tu perro te espera pero no se comporta mal será un comportamiento normal, pero si cuando no estás tu perro hace destrozos en casa, se hace pis en sitios indebidos o ladra y llora se puede deber a un problema de ansiedad que debes tratar.

Todos los perros echan de menos a sus dueños, por instintos ellos están acostumbrados a vivir en manada y esto supone que están acompañados en todo momento. Por lo tanto cuando no estamos con nuestro perro él siempre está esperando a que lleguemos, pero lo normal es que lo haga pacientemente y que aunque nos espere no lo haga en estado de nerviosismo o miedo.

Cuando un perro se comporta mal cuando no estamos nos está indicando que le ocurre un problema.  Tiene demasiado apego a nosotros y no sabe gestionarlo, por lo tanto aparece una patología que se define como “ansiedad por separación canina”. Los síntomas son múltiples como ladridos incontrolados, hacer pis en lugares como nuestra cama, destrozos de cosas, etc.

Es un problema que hay que comenzar a solucionar cuanto antes, ya que puede convertirse en algo serio y que perjudique mucho tanto la salud de nuestro perro como a nuestra convivencia en el hogar. El tratamiento no es sencillo, pero se basa en dos pilares básicos, comenzar a trabajar el desapego, para hacer que nuestro perro sea más independiente, y aportar a nuestro perro actividades que le gusten y le hagan gastar energía.

Normalmente necesitaremos la ayuda de un profesional si nuestro perro tiene esta patología.

La alimentación de nuestro perro, clave para su salud

Pasaron los tiempos en los que se creía que los perros podían ser alimentados de cualquier forma. Cada vez hay más conciencia de que una buena alimentación para nuestros perros es clave para su salud y bienestar.

Por este motivo debemos preocuparnos e intentar asegurarles la mejor alimentación posible. Esto supone aportarles los nutrientes necesarios para su crecimiento y su nivel de energía.

Podríamos plantearnos hacerlo con comida hecha en casa. Pero esto supone un gran coste tanto económico como en tiempo invertido para su elaboración y previsión. Por este motivo normalmente la opción más común es alimentarlos con comida ya procesada. En formato tanto húmedo como seco.

El pienso o croquetas es la opción más económica y más fácil de mantener ya que tiene alta fecha de caducidad. Además, al ser duro, ayuda a mantener los dientes sanos y que se produzca menos sarro que con otro tipo de alimentos.

La comida húmeda suele ser muy apetitosa para nuestros perros. El problema es que sale bastante más cara y cuida menos los dientes.

Dentro del pienso hay muchas opciones que elegir. Lo ideal es ofrecerles un pienso de gama alta y específico para la edad, tamaño y nivel de actividad de nuestro perro.

Para conseguir que nuestro perro esté bien alimentado es imprescindible no darle nada de comida de casa. Es tentador darles algo cuando estamos en la mesa y nos piden pero si los acostumbramos a eso generaremos un mal hábito alimenticio, trastornos gastrointestinales y nunca sabremos si realmente está bien  alimentado.

Fuente: Zuzuvecha.eu

¿Cómo hacer que tu perro no ladre tanto?

Una de las formas de comunicación de los perros es ladrando. Por eso motivo antes de nada tenemos que aceptar que todos los perros ladrarán en determinadas circunstancias y que eso no podemos ni debemos evitarlo.

Lo que no es normal es el ladrido compulsivo o agresivo.  Comportamientos que pueden indicar que algo no va bien en la salud psicológica de nuestros perros.

Para evitar que nuestros perros ladren en exceso debemos desde cachorros tener ciertas precauciones. La más importante cuando son cachorros es no fomentarles el ladrido, animándoles o riendo cuando lo hacen. Más bien tenemos que ser indiferentes y que no capten nuestra atención cuando están ladrando.

Si ladran cuando están en casa solos, sean cachorros o adultos, puede significar que tienen miedos. Normalmente será por separación y deberemos utilizar técnicas que hagan que no los sufran. Como dejarlos solos de forma progresiva, aumentando el espacio de tiempo que pasamos fuera de casa poco a poco. Incidiremos más sobre esta problemática en sucesivos posts.

Cuando ladran al encontrarse con otros perros puede significar inseguridad o agresividad. Los perros inseguros son los que no tienen bien establecido su papel dentro de la manada y consideran que deben ser ellos los que protejan a sus dueños de intrusos. Si este es nuestro caso tendremos que hacer un gran trabajo para cambiar esta posición, convertirnos en líderes de manada y hacerles ver que ellos no tienen porqué protegernos sino más bien disfrutar del paseo.

Si nuestro perro ladra con agresividad y notamos que en algún momento podría atacar a otro perro o persona debemos pedir ayuda a un o una profesional. Habrá que hacer sesiones para modificar la conducta y llegar a un equilibrio que les haga ser menos agresivos.

Para prevenir malos comportamientos tened en cuenta que siempre es imprescindible la socialización desde cachorros y el establecimiento de una posición adecuada en el núcleo familiar, siempre siguiéndonos a nosotros como líderes.